fbpx

¡y qué importa si no te quiere!

Escrito por Ingrid Gómez

El 13 diciembre, 2019
"

Lee más

¡y qué importa si no te quiere!

Un dolor desgarrador y profundo se siente cuando esa persona con la que quieres estar, termina la relación, se va con alguien más o simplemente te dice, “no te quiero lo suficiente para estar contigo”.

En ese momento es posible que el mundo se te venga encima, no importa que tengas un trabajo maravilloso en el que eres reconocido, dinero,  familia que te quiere, amigos que te apoyan, la persona que quieres que te acompañe, te admire y esté contigo, ya no está.

Comienzan las dudas “¿qué hice mal?, ¿por qué no soy suficiente?, ¿Por qué ese otro/a es mejor?, si hubiera…”. Cuestiones que logran martillar tu pensamiento y tu auto percepción a tal punto que se puede afectar tu autoestima.

“Esa persona es la mejor”, la idealizas, como él/ ella no hay nadie, sientes que encontraste a tu verdadero amor y se te fue, no habrá nadie como esa persona y has perdido la oportunidad de estar con tu pareja ideal.

Una sensación de inferioridad invade tu cuerpo físico y mental, en serio te crees que no eres alguien para ser amado ni estás a la altura de ese ser “maravilloso” que te está dejando.

Este escrito lo he creado para que los lectores puedan entender que éstas sensaciones no son reales, son solo creaciones de nuestra mente y por nuestro ego más allá de que realmente esa persona sea tan importante.

Lo primero que quiero que entiendas es que ese hombre o mujer no es tan perfecto cómo crees, es una persona común y corriente, solo que en este momento le tienes idealizado. En el proceso de duelo aparece una falsa creencia que se conoce como la idealización, es un estado de pensamiento en que exageradamente se llena de atributos positivos a la persona de la que estás enamorado y más aún, a la persona que quieres y estás perdiendo.  Es una distorsión de la imagen en gran medida causada por sustancias químicas y hormonales parecidas a las generadas en el momento inicial de una relación en la que se percibe al otro como maravilloso y perfecto, solo se le ven las cualidades y los defectos no se perciben, pero al pasar el tiempo ya ese ser tan maravilloso deja de serlo.

Segundo, siempre vamos a apetecer más lo que es imposible o no es nuestro. Solo basta ver a un par de niños pequeños jugando, el mejor juguete es el que tiene el amiguito, apenas se tiene, baja el deseo por ese juguetito y estará abierto a buscar otro.   Es el sentido natural de la competencia, en este caso, al cortejo.  Cuando ves Animal Planet observas como los machos compiten por la mejor hembra en enfrentamiento, las hembras compiten luciendo como las más fértiles y saludables.  Teniendo en cuenta el punto anterior, se considera que el mejor macho o hembra es ese ser distorcionadamente idealizado, así que perderlo te hará sentir como el animal en el programa de televisión, con el rabo entre las piernas y cabeza abajo, la diferencia es que al animal se le pasa al rato, tu posiblemente necesites meses y terapia para entenderlo y superarlo.

Tercero, cómo duele perder! Aquí aparece el que complica las cosas, EL EGO, esta estructura humana que quiere siempre tener la razón, ser el mejor, él que gana, el centro.  El ego se fortalece en personas que siempre han vivido en las dimensiones del egoísmo, egocentrismo, materialismo y mundanismo, así como en la inferioridad y baja autoestima.  Superamos al ego cuando trascendemos a niveles más sutiles y evolucionados, cuando trascendemos a las dimensiones del amor y el espíritu donde entendemos que la  riqueza no nos la da lo demás, sino nosotros mismos. Así que el ego se calma con amor propio, aprender a perder y soltar.

Cuarto, el bajo autoestima te hará saber que no mereces amor, ni ser escogido, que eres menos, y que debes dar gracias a Dios que alguien se fije en ti, además que era obvio, como alguien tan maravilloso se iba a quedar contigo.  Cuando tu autoestima está bajo, no solo le das el poder completo al otro, sino que tu valor personal baja, lo que los demás perciben y no pareces atractivo/a ni merecedor.  Los despechos son más difíciles de superar para personas que no se quieren que para personas que se aman a sí mismas.

Quinto, le estás asignando un poder que no tiene, no solo estás extrañando a ESA persona, extrañas lo que significa para ti. Le damos simbolismos a quienes nos rodean, tal vez el/ella representa para ti seguridad, compañía, proyecto de vida, estatus, etc.  Entiende, no lo es.

Y sexto, los sentimientos, es posible que estés terminando con alguien que luego de tiempo, vivencias, acompañamiento mutuo en diferentes momentos en la vida, incluso creación de familia, has aprendido a amar profundamente. Esta es una prueba fuerte para ti, pero si le amas y ya no hay nada que hacer, has intentando y llegado hasta donde pudiste por salvar la relación, pero desafortunadamente no se pudo, déjale ir.

Entonces luego de lo que te he explicado, ¿qué importa si no te quiere? Es uno mas de los siete mil millones de habitantes que tiene este planeta, no es posible que con esta cantidad de hombres y mujeres sea lo mejor que te pueda pasar, eso sería absurdo.  ¿y que importa que perdiste? Perder hace parte de la vida, piensa si te vas a quedar lamentándote de ti mismo y quedando en un arquetipo de huérfano víctima abandonado, o te levantas con dignidad y sigues adelante!!!, tu eliges, en verdad crees que esa persona te da el aire que respiras? Tienes tu nombre, tu cuerpo, tu corazón, una mente que te puede llenar de positivismo y creatividad para seguir de nuevo.

Una persona que no te quiere por lo que eres, tal cual, con tus defectos y cualidades, no merece que le ames, ¿por qué te tienes que meter con alguien que te critica o subvalora?, así que trabaja en tu amor propio, aprende a amarte!!! Aprende a admirarte, deja de estar agradando a los demás y agrádate a ti mismo/a.  Aprende de esta situación sin criticarte sino para hacer un plan de acción para crear mejoras en tu vida, decisiones, hobbies, trabajar en tu salud, en tu cuerpo, en tu belleza, en tus proyectos, en tus pasiones personales, en ti y vivir, realmente vivir.

No te apegues, suelta, cuando pienses en esa persona sientes que sale de tu abdomen y la entregas a Dios.

Tómate un tiempo para recuperarte, vendrán días dolorosos, será un túnel oscuro y un poco largo, pero la esperanza a que volverás a ser feliz, el amor propio y el aprendizaje, serán la linterna que alumbrará tu camino mientras que atraviesas el túnel.

Llénate de amor, ahora sientes desamor y solo el amor lo puede curar, es momento para que te quieras, confíes en ti, te aceptes con amor y sabiduría, nada de críticas, no pensamientos de menosprecio o incapacidad hacía ti, ahora lo que necesitas es que te abraces, te consientas y te digas a ti mismo “estoy contigo, te quiero, aprendamos de esto y sigamos, no importa que el/ella, yo te amo tal cual eres, con tus defectos y cualidades, yo te amo”.

Explora mi libro: EVOLUCIÓN AFECTIVA 

Quieres conocer más acerca de mis programas individuales? COACHING AFECTIVO

 

Ingrid Gómez

Mentora en relaciones afectivas y crecimiento interior

Especialista en relaciones

Autora libro: Evolución Afectiva

Creadora de los programas terapéuticos ProsperLove

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter!

Recibe consejos, noticias y promociones directamente en tu casilla de correo.

Gracias por suscribirte. Prepárate para recibir cosas maravillosas!